06:54 22.4°C 1015.8 mb 69% 0mm 0.0 8.1km/h
Inicio Ir a Contendio Mapa web Contactar Accesibilidad

Noticias

anuncios oficiales
22-07-2022

El Ayuntamiento de Mequinenza construirá una nueva canalización de agua potable al Polígono Industrial Riols por la obstrucción de la actual captación

El consistorio asumirá directamente los 275.000 euros de coste para solucionar los problemas de deterioro en la calidad de agua en la captación por la mala gestión del embalse de Riba-roja y la acumulación de lodos provenientes del desembalse de Barasona

El deterioro progresivo de la calidad del agua en la captación de la potabilizadora del Polígono Industrial Riols (PIR) a causa de la obstrucción de la toma por la maleza y los lodos y la falta de interés de las diferentes instituciones para colaborar en la solución del problema ha llevado al Ayuntamiento de Mequinenza a asumir directamente el coste de la construcción de una nueva canalización de agua. El coste de la actuación se ha valorado entorno a los 275.000 euros y asegurará un suministro óptimo a las empresas ya instaladas, que generan más de 100 puestos de trabajo durante todo el año duplicándose en verano, y a las que quieran hacerlo en un futuro hasta completar el suelo disponible.

La captación actual se sitúa en el tramo final del río Segre, en una zona en zona con poca corriente y en la que ha crecido mucha vegetación en las últimas tres décadas a causa de la mala gestión del embalse de Ribar-roja y de los lodos acumulados provenientes del desembalse de Barasona que han afectado a otras infraestructuras como el Campo Municipal de Regatas, a la navegabilidad, a la pesca y, en definitiva, al desarrollo económico de la localidad al no poder explotar uno de los recursos con más potencial de crecimiento de los que dispone. Dos cuestiones, decía Antonio Sanjuán el alcalde de Mequinenza, “que son ajenas a nuestras competencias y de las que nadie se responsabiliza, por lo que estamos dispuestos a iniciar acciones legales para exigir esas responsabilidades”.

Un proyecto, el de la mejora del abastecimiento en el Polígono, en el que se lleva trabajando prácticamente 10 años y que se ha ido retrasando por la falta de implicación de las diferentes instituciones en facilitar, al menos, parte de la financiación de alguna de las soluciones planteadas. Finalmente, vistas las diferentes soluciones propuestas, se ha optado por la construcción de una tubería de unos 4 kilómetros de longitud que unirá el núcleo urbano y el PIR por presión natural, cubriendo las necesidades actuales y futuras, frente a la instalación de una planta de ósmosis inversa, que además del elevado coste de construcción tenía un alto coste de mantenimiento y sólo aseguraba el abastecimiento a las empresas actualmente instaladas.

Toma polígono