07:14 19.7°C 1016.7 mb 87% 0mm 0.0 3.2km/h
Inicio Ir a Contendio Mapa web Contactar Accesibilidad

Mequinenzanos a destacar

MIGUEL IBARZ

Miguel Ibarz Roca nació en Mequinenza el 30 de Noviembre de 1920, con dos o tres años de edad se trasladó a vivir a Barcelona con su familia, fueron muchos lo que emigraron a Barcelona durante los años 20, ya de niño demostró tener mucho interés por el dibujo, llegando a dibujar en el papel de estraza donde se envolvían los alimentos de la compra, estudió en la antigua Escuela del Mar, era una de las escuelas de pedagogía más avanzada de Barcelona, fue allí donde reforzó su inclinación por la pintura.

A los 15 años le sorprendió la Guerra Civil, perteneció a la llamada “Quinta del Biberón”, donde ejerció de telegrafista del ejército Republicano.

Después vino la derrota y el exilio, tras un breve periodo en el sur de Francia, volvió a Barcelona. Entre los años 1948 y 1949, realizó una de sus primeras obras de importancia, esta se encontraba en la Iglesia parroquial de Mequinenza, se trataba de dos grandes murales, hoy desaparecidos, excepto dos fragmentos que se conservan en el Ayuntamiento de su población natal. Ya en 1950 participa en exposiciones de vanguardia en Sabadell y Barcelona pero su objetivo era Paris, en ese mismo año logra una beca para viajar a Paris concedida por el Instituto Francés en Barcelona, viajó a Paris en 1952 y permaneció hasta finales de 1953, allí encontró una corriente que buscaba en la figuración la plasmación de la modernidad, fue esa la tendencia por la que se inclino Miguel Ibarz.

El referente era Picasso, que con su maestría representaba un modelo para una figuración vanguardista.

En 1956 se casa en Paris con María Gloria Serraclara y a comienzos del 1957 viaja a Italia con motivo de su exposición en la galería de L´Asterisco de Roma.

El viaje a Italia ejerció una gran influencia en Ibarz. Su pintura va a ser, más colorista, más sensual, más mediterránea. En 1959 tuvo lugar una exposición individual en la Sala Gaspar, que seria a partir de entonces, la Galería que le representaría. Miguel Ibarz murió prematuramente en 1987, a la edad de 66 años, se encontraba en plenitud artística y vital. Había sido un pintor de éxito.

ALGUNAS DE SUS OBRAS MÁS IMPORTANTES